Quiero informarles lo que nuestra iglesia esta haciendo en respuesta al Coronavirus.  Estamos manteniéndonos informados por el departamento de salud y agencias gubernamentales e implementando sus sugerencias.

 

Para empezar, queremos que todos estén seguros.  Con este fin estamos tomando medidas adicionales de limpieza y sanitación para proveer un ambiente limpio y seguro.  Queremos que se sientan bien y a gusto. 

 

Estamos llamados a ser transformados por Dios para traer esperanza a otros a través de Cristo.  Recordemos que la iglesia no es un edificio, tu y yo somos la iglesia.  Somos llamados a ser luz en las vidas de los demás.  Somos llamados a ser de bendición y traer esperanza a los demás.

 

En el momento, las siguientes son algunas formas que podemos continuar conviviendo y conectando los unos con los otros:

 

Servicio Dominical 11:45 am:  Nuestro Sanctuario ya abrio sus puertas desde el 13 de Septiembre, 2020, llegue temprano para registrar a sus hijos y estar listos para alabar.  Además, estaremos transmitiendo nuestro servicio de adoración por Facebook Live los domingos a las 11:55 a.m.  Durante otros horarios puedes conectar en cualquier momento en nuestra pagina de internet o nuestro canal de Youtube.

 

Noche de Oración:  Estaremos transmitiendo por nuestra página de internet los miércoles a las 7:00 p.m.

 

Devocionales: Disfruta de nuestros devocionales en línea. 


Grupos Vidas:  Los animamos a conectar creativamente a través de las redes sociales.  Su líder de grupo les informará cómo y cuando podrán reunirse por estos medios.  Si no eres parte de un grupo y quieres conectar REGISTRATE AQUÍ

 

Servir:  Si quieres servir hay oportunidades para hacerlo.

Niños: Son bienvenidos al servicio en vivo los niños de 4 - 5to grado.  Si esta enfermo, por favor quédese en casa. Estaremos proveyendo información para interactuar con los niños durante este tiempo, no solo en respuesta al coronavirus, pero también para su crecimiento espiritual.  

                                                                    Mantengámonos conectados, Pastor Sam.